La desvalorización vs el Aprendizaje creativo:


Todos, absolutamente todos, nos sentimos desvalorizados a la hora de emprender algo nuevo, o difícil, pensamos que no valemos, que no sabremos hacerlo, que nos viene grande, que haremos el ridículo, que pensaran que somos tontos, etc… y en parte es así porque como bien se dice, nadie nace enseñado. Si observas a un bebé, él no sabe ni siquiera gatear al principio, y a base de intentarlo una y otra y otra vez lo consigue, y ya no hay marcha atrás, cuando ya lo aprende ya va hacia el siguiente reto, ponerse de pie y caminar.


Eso ya no lo recuerdas pero te costó varios meses aprenderlo, y no te fustigabas diciéndote, jolín, por más que lo intento no lo consigo, jamás voy a caminar! no, ni siquiera contemplabas esa opción, simplemente seguiste intentándolo.



Hay niños que caminan antes, igual que hay niños que empiezan a hablar antes, y eso no significa que vayan a ser grandes oradores, o buenos atletas, al contrario, eso dependerá del interés o mejor dicho la pasión que tengan en el arte de la oratoria o atletismo y el esfuerzo que le dediquen para mejorar.


Pues bien, eso ocurre con cualquier cosa que te propongas en la vida, si sientes interés por algo, aunque no tengas ni idea de como hacerlo, hazlo, empieza a buscar información, a leer sobre el tema, a inspirarte de personas que ya lo hacen… etc. porque te aseguro que aquellos que admiras en el campo que te interesa, empezaron igual que tú, sin saber nada de ese tema. Igual que un bebé no sabe nada de nada, ni sabe hacer nada y no por eso se queda tumbado para siempre.


En mi caso, por ejemplo, crecí pensando que no tenía talentos, porque en el colegio sacaba malas notas, me aburría muchísimo, y no prestaba atención. Eso hacía que no me enterara de nada y tuviese que estudiar sin siquiera entender lo más mínimo lo que se había dado en clase. Eso se hizo una bola muy grande, y fui creciendo con esa creencia de que yo no estaba hecha para estudiar ni para aprender, me sentía muy desvalorizada cada vez que tenía que aprender algo nuevo, porque mi cerebro asociaba que aprender algo era imposible.


Pero con lo años fui descubriendo que aprendo de una forma distinta, aprendo a partir de la curiosidad y la experimentación, todo aquello que se aprenda de una forma creativa me atrae, por eso me gusta bailar, escribir, el arte, la música, la fotografía, la cocina, la decoración, la jardinería... porque se aprende creativamente, básicamente para aprender todo eso tienes que ponerte a ello en cuerpo y alma, es un aprendizaje más creativo y emocional que mental.


Si sientes que tu aprendizaje va más por esa vía… muy probablemente seas como yo, de esas personas que sentarse delante de los libros a empollar se le haga un mundo, pero aprender creando sea una delicia exquisita. Gracias a aprender de forma creativa mi desvalorización ha disminuido, me siento más capaz, porque mi cerebro asocia eso nuevo que quiero aprender, como un reto para ser más creativo y no algo que va acumular mas datos en mi cabeza.


Hay muchos tipos de inteligencia, y por ende muchas formas de aprender, y ninguna es mejor que la otra, solo diferente.


Si te apetece empezar a experimentar esta forma creativa de autoaprendizaje, que a la vez es puro autoconocimiento, descárgate gratis mi guía de cómo vivir creativamente, que encontrarás en la página principal de mi web y empieza ya a inspirarte de esta forma de vivir, aprender y conocerte.


PD: Ah! y pronto recibirás información de nuestro próximo taller creativo.


www.diariosdeunafotografa.com